5 secretos que aprendimos de Latinos inmigrantes en negocios en este 2017.

Publicidad

Justamente cuando comencé Latina Seattle me invadió, digamoslo simplemente, un pequeño temor que tenía que disfrazar. Un temor que luego de 12 meses que pasaron en este 2017, conociendo e interactuando con diversas personas, noté que es común en muchos de nosotros que empredemos negocios: ¿Cómo sabré si estoy agregando valor, dando identidad, y respetando esto que inicié? Y aunque la respuesta pueda ser compleja e individualizada, la mía la resumo en esto – El valor que vamos agregando en todo lo que emprendemos no es siempre lo que creemos, sino lo que recibimos como respuesta a nuestras acciones. El valor agregado a nuestras ideas se transforma en cada persona. Cada persona le aporta una perspectiva a nuestros emprendimientos que hace que nuestra responsabilidad sea tomar con seriedad y defender las perspectivas que van en paz con uno mismo, y allí yace el respeto que plasmamos en lo que hacemos.

Aquí te comparto los 5 secretitos que observé al encontrarme y conversar con muchos de uds en Washington.

1 – Los Latinos quieren aportar su grano en mejorar la vida de otros.

No hubo persona con las que interactué que no sacará a relucir su deseo de aportar (o seguir aportando) su grano en proyectos, ideas, y emprendimientos que mejorara a otro Latino. Los Latinos están abiertos a crecer y apoyar con ideas que les permita llenar esa satisfacción de que son cocreadores de cosas mejores. Y es que esa sensación es simplemente humana y es una sensación mucha más acentuada a mitad de la etapa adulta. A los Latinos sí les importa marcar la diferencia (vaya que saben como hacerlo!) y reconocen que solos no pueden con cosas grandes.

2 – No es fácil para muchos Latinos mantenerse auténticos y transparentes en estos días y en todos lo medios presentes.

Para empezar, el tema de la autenticidad y la transparencia es difícil de digerir, desarrollar y diferenciar en nuestros planos de vida – tanto profesional como personal. Cuando hablamos de negocios, de amistades, de admiradores o hasta incluso de seguidores, muchos Latinos se describen frustrados y obsoletos en cómo manejar todas esas relaciones – muchos sienten que dejan de ser ellos pretendiendo gustar a la mayoría y hasta terminan agotados y más frustrados. La autenticidad y la transparencia se puede manejar suave y planificadamente con própositos muy diferentes, y en todos, usted va a seguir siendo usted.

3 – Los Latinos están abiertos a aprender cómo innovar cuando alguien genuinamente y con experiencia les sirve de guía.

Este es un tema que toca fuertemente mis intereses, y en donde no dejaba de escuchar expresiones como que “al Latino no le gusta invertir porque quiere todo fácil o regalado”, “el Latino no paga”, o “el Latino siempre se va por lo barato”… y la verdad es que todo el mundo va a buscar ahorrar lo que con sudor se gana, todo el mundo va a pagar lo que le pidan cuando realmente crean en eso que le ofrecen, y todo el mundo es ‘diferente’ – y desafortunadamente, la parte más fuerte es que trabajar con Latinos acarrea mucho de educación y psicología… pero ¡ojo!, el Latino es mucho más educado de lo que muchos creen. El Latino detecta las mentiras y no entra en engatusamientos fácilmente. En general, ellos están muy abiertos a innovar e invertir cuando alguien en quién pueden confiar les presenta un plan detallado de qué y cómo es lo que deben hacer. ¡Sí! (puede darte risa), pero muchos Latinos creen que innovar es una lista que podemos darles con los pasos a seguir… y si queremos ayudarles, realmente hay que tener paciencia y guiarles con esos primeros pasos.

4 – Los Latinos también tienen temor a fracazar por el legado de sus hijos.

Sin lugar a dudas. Nuestra cultura Latina tiene una presión social muy presente en todas las culturas: quieren dejar legados y enseñanzas – y realmente creen en que el mejor legado para los hijos es la actitud que muestran para hacer las cosas. No importa lo que tengan que hacer, pero delante de los hijos los Latinos son muy delicados, esmerados y directos.

5 – Los Latinos en negocios se dan cuenta que crear algo de valor es jodido.

Una cosa era plasmar una lista de ideas de productos o servicios que ofrecer cuando se inicia un negocio, y otra era finalmente darle vida a esos productos o servicios que la gente ‘comprara’. Y en esta segunda parte es donde la mayoría de Latinos me comentaba que en más de una vez se sentían decepcionados y hasta congelados en continuar con el negocio. Un par de Latinos admitieron que arrancaron negocios en donde dejaron que finalmente los clientes les dijeran que querían, ellos no sabían qué ofrecer, solo sabían que querían trabajar y emprender – y algo que deseo recalcar aquí, es que por muchos ‘business plans’, o ‘por muchos marketing plans’ que nos pidan los bancos y prestamistas de dinero, cuando el Latino está decidido a emprender, arranca con todo lo que tiene ¡y yá! “En el camino se van enderezando las cosas”, me dijeron… y a veces se enderezan.

Apreciados emprendedores, gracias por haberte sentado conmigo, por haberme hablado, y por haberme compartido inquietudes en las cuales me identifico mucho contigo… te deseo un año 2018 lleno de innovación, ¡si! Innovación y educación en todo lo que emprendas, porque como Latinos aún hay mucha buena bulla que dejar, y recuerda que evolucionamos mejor cuando trabajamos en equipo.


Nota: La foto de este artículo es un detalle inesperado de una usuaria de Latina Seattle que se ha sentido ‘beneficiada y apoyada por lo que hacemos’ (palabras textuales). Personalmente, no puedo sentirme más orgullosa. Gracias, Sandra!

Artículos Relacionados

Comparte este artículo en tus redes sociales preferidas.

Comentarios

Escribe tu comentario aquí

Publicidad

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*