La acuarelista mexicana que participó en una obra literaria llevándola a explorar nuevos espacios y maneras de conectarse.

La acuarelista mexicana que participó en una obra literaria llevándola a explorar nuevos espacios y maneras de conectarse

Aunque ella se considera una mujer más citadina que otra cosa, Claudia Montes admite que le gustan los bosques y lagos en el estado de Washington cada vez que viene […]

Aunque ella se considera una mujer más citadina que otra cosa, Claudia Montes admite que le gustan los bosques y lagos en el estado de Washington cada vez que viene de visita. Para ella, la cercanía con la naturaleza es algo que aprendió a disfrutar mucho y, de hecho, con actividades al aire libre se mantiene inspirada para sus trabajos artísticos. La pintura la estimula a expresarse creativa y abiertamente permitiéndole hoy en día probar técnicas para recrear con acuarela mucho de lo que observa e imagina. Desde su querido México ha estado compartiendo lindas, sutiles y coloridas pinturas en su cuenta de Instagram (bajo el nombre de te_y_acuarela), en donde se destaca una en particular: ‘Florecer’. Ésta pintura aparece como ilustración en la 4ta antología: Efectos secundarios producida por la organización Seattle Escribe.

«Florecer representa la primera vez que ilustré una frase, todo lo que había hecho hasta este punto había sido copiar lo que me gustaba. Pero esto era algo diferente, tuve que entender qué significaba la frase para mí y desde mi experiencia transformar ese entendimiento en una pintura que lo representara lo mejor posible, y lo mas vistoso y armonioso posible, para que pudiera acompañar un escrito escogido entre varios. Obviamente, la ilustración tenía que ser mía pero pero también parte de algo más», expresa Montes.

Durante sus visitas a Washington, ella conectó con una red de escritores y artistas en la región, quienes la invitaron a participar como ilustradora para la 4ta antología. Esta experiencia fue una sorpresa agradable para ella puesto que era la primera vez que ilustraba sobre un tema específico –efectos secundarios– y al mismo tiempo fue un reto emocionante e importante que la sacó de su zona de confort. “Por otro lado, me sentí comprometida a hacer algo que expresara mi versión del tema y al mismo tiempo, visualmente, pudiera acompañar algún escrito de manera armoniosa. Fue un reto que disfruté mucho”, nos comenta Montes.

Gracias a amistades y apreciados contactos que nos ponen al día de lo que sucede alrededor (en Seattle y todo Washington) y con respecto a temas de cultura, arte, educación y comunidad, llegamos a aprender de personas y sus valiosas contribuciones en los proyectos que se llevan a cabo en estas ciudades. Claudia Montes es una de estas personas con quien tuvimos el placer de hablar y quién nos permitió compartir parte de su experiencia en nuestros espacios.

¿Cómo llegas al acuarela y qué te genera pintar con ella en estos momentos?

En el 2016 me inscribí en un curso de japonés de la FES Acatlán (de la UNAM) y como parte del curso se dieron talleres con diferentes temáticas, todas relacionadas con Japón. En el último taller que tomé estaba incluida una clase de caligrafía con pincel. Pensé que sería complicada pero me resultó mejor de lo que esperaba. De regreso a la casa traté de recrear lo que había hecho en clase y a falta de tinta china use acuarelas. Me gustó el usar colores y decidí darle una oportunidad a la acuarela, desde entonces no la he soltado, se convirtió en mi tiempo para mí, en un reto interesante, y en este tiempo de pandemia, en el momento relajante del día que me ayuda a equilibrar mis emociones. Me permite distraerme, expresar mis gustos y divertirme usando colores.

Claudia Montes cuando estaba de visita en la biblioteca de la Universidad de Washington – sept. 2019 – contenta con un anuncio de Harry Potter, una de sus historias favoritas.

¿Qué es algo que aprendes sobre conectar digitalmente y cuál es un desafío en esa conexión?

Que es emocionante, y a veces intimidante, saber que lo que pongas en la red puede llegar a personas de todo el mundo y no tienes que salir de casa para ello. El desafío [para mí] está en saber navegar bien en esa nueva forma de conectar con la gente mientras sigo siendo yo misma, aprender todo lo que la gente del mundo me puede enseñar y aportar todo lo bueno e interesante que pueda a los demás.

En tu día a día ¿cuál es un área en la que te encuentras reinventado para ser más efectiva con lo que vas haciendo?

El área de la tecnología definitivamente, porque podría ser la mejor acuarelista, pero si no se digitalizar mi trabajo ni conocer los mejores formatos de impresión o la mejor forma de vender o enviar mi trabajo de forma digital creo que estaría perdiendo muchas oportunidades de crecer. Por otro lado, está también el dibujo digital que me llama mucho la atención.

Nos gusta como vas alimentando tu cuenta en Instagram, háblanos de ello y de 2 trabajos más que te ha fascinado hacer y por qué.

Te_y_acuarela es mi recorrido desde que empecé con la acuarela, ahí la gente que me sigue puede ver una parte de mi a través de mi trabajo y como se va transformando a través del tiempo; es donde está lo que me gusta, que empezó sólo con acuarela y se ha ido complementando con algo de dibujo con tinta y dibujo digital.
Tres de mis trabajos son Freesia, Zorro y Florecer.

Fresia fue la primera vez que copié algo de una foto. En este caso una foto que yo tomé un tiempo atrás. Honestamente salió muchísimo mejor de lo que yo había esperado. Hacía solo 7 meses que había empezado con la acuarela, me sentí muy orgullosa de mi con esta pintura.


Zorro fue una pintura regalo. Iba a ser cumpleaños de una amiga para la que el cuento del Principito es muy importante. Cuando vi la fotografía de este zorro me pareció que estaba viendo al Principito y decidí pintarlo para dárselo como regalo. En este punto tenía alrededor de unos 8 meses de haber empezado a pintar con acuarela y me gustó mucho como quedó.

El 2020 nos enseñó muchas cosas a todos, sin lugar a dudas, ¿qué aprendiste que te impactará en tu futuro rendimiento y cómo te ves en esta trayectoria artística que vas formando?

Aprendí que siempre puedes sacar algo bueno de cualquier situación. [Esto] puede parecer encierro pero es una forma diferente de encontrar cosas que nos pueden gustar y que de otra forma no habríamos visto. Es la libertad de conocer cosas que no teníamos la libertad de ver.

En momentos críticos, creo que cualquier forma de arte nos permite expresar lo que sentimos y que a veces no sabemos poner en palabras, y a la vez nos provee de ese espacio fuera de las noticias, los conflictos, los miedos en el que nos podemos sentir satisfechos y relajados. El arte nos puede ayudar a entrar en un lugar nuestro, pacífico, que nos motive a crecer de muchas formas, y creo que el arte debería ser una actividad fomentada de manera frecuente dentro de una familia.

Yo vería mi cuenta de instagram con mis acuarelas con una técnica más pulida y compleja y con más temas arquitectónicos, que es un estilo que hoy me cuesta trabajo pero que quiero dominar de alguna forma.
Por ahora, mi foco está en saber que más cosas me gustaría pintar, y si eso le gusta a los que me ven será la cereza del pastel.

¿Cuál es un consejo que das a aquellas personas buscando promover sus trabajos creativos?

Que lo que hagan sea lo que les haga sentir vivos, que lo disfruten, si bien nos gusta que los demás disfruten nuestro trabajo, que sea más importante el haberlo disfrutado nosotros primero porque eso se queda impregnado en la obra; el que la ve, la oye o la lee lo podrá sentir. Y sin importar donde se publique, si se siente, va a llamar la atención.


Para conectar con Claudia Montes, encuéntrala por su cuenta de instagram en @te_y_acuarela.


Y tú, apreciado lector, si te ha gustado esta conversación, regálanos un me gusta y comparte. Y si eres un artista o artesano en nuestra región, eres bienvenido a contactarnos y dejarnos conocerte.

Caja de Comentarios
Lo que estamos compartiendo por Instagram
Scroll al inicio